El cacique que inspiraba a San Martín

El inspirador del nombre de la Logia que impulsaría la independencia de esta parte de América, nació en 1534. Cuando el conquistador Pedro de Valdivia invadió Chile, lo capturó junto a su familia, lo tomó como “mozo de caballería” y lo bautizó con el nombre de Alonso. Después de tres años de padecimientos y humillaciones, Lautaro logró huir y que se lo reconociera como toki, y organizó militarmente a sus paisanos en un ejército rebelde de más de 8.000 hombres. En diciembre de 1553, junto con sus guerreros atacó y destruyó el fuerte de Tucapel. En diciembre de 1555 atacaron Concepción, donde quedaron sólo 38 españoles con vida. Lograron capturar a Valdivia y lo ajusticiaron dándole de comer polvo de aquel oro que tanto le gustaba. Lautaro murió en combate y según la costumbre de los “civilizadores”, su cabeza fue expuesta en una picota en la Plaza de Armas de Santiago.

Fuente: El Historiador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.