¿Qué decían antes del Golpe?

El Partido Comunista Revolucionario (PCR) con el Frente de Izquierda Popular (FIP), fueron los únicos partidos de izquierda en convocar a defender el gobierno de Isabel Perón.

El Partido Comunista Revolucionario (PCR) nace en 1968 como producto de una crisis que produjo la mayor ruptura en el Partido Comunista Argentino. El primer Secretario General del PCR fue Otto Vargas. Luego de su ruptura con el PC y de caracterizar a la Unión Soviética como socialimperialismo, el PCR adoptó el pensamiento marxista maoista, tejiendo lazos con la República Popular China.

En sus filas militaron intelectuales de mucho renombre como Carlos Altamirano, Beatriz Sarlo, Ricardo Piglia, Juan Carlos Castagnino Bernardo Kordon, David Viñas, Federico Luppi y Teresa Parodi entre otros.

Con Rene Salamanca lograron una importante inserción en la clase trabajadora industrial en especial en el SMATA de Córdoba.

Apoyaron el retorno al país del general Perón . Llamaron a votar la fórmula Perón-Perón en las elecciones de septiembre de 1973. En noviembre de 1974, luego de la muerte de Perón, denunciaron los preparativos golpistas . En ese sentido, convocaban a defender el gobierno constitucional de Isabel Perón, al que caracterizaban como “un gobierno ‘tercermundista’ y de ‘burguesía nacional’ que habría tomado “medidas que, aunque reformistas, tenían un carácter antiimperialista y antiterrateniente”

En esta manía simplificadora de la historia, el PCR ha sido feroz blanco de muchas criticas por su apoyo al gobierno de Isabel Perón. Pero no hay que dejar de mencionar que sus cuadros estuvieron entre las primeras victimas de la Triple A. Rene Salamanca fue secuestrado y desaparecido el mismo 24 de marzo.

El encono tan fuerte con sus antiguos camaradas del PC los llevó a caracterizar al golpe de 1976 como golpe pro-ruso y pro-yanky. Y aunque lo de pro-ruso suene disparatado, cuando analizamos el fuerte apoyo a Videla que dio el Partido Comunista, y el apoyo internacional que recibió la dictadura, por parte de la Unión Soviética, la caracterización deja de sonar tan irracional.

Documento del PCR: “Unirse para enfrentar el golpismo”

Ya en noviembre de 1974 el PCR advierte que luego de la muerte de Perón se desataron las fuerzas golpistas. Ubican a Lanusse (que no tendrá participación en el golpe) como el sector militar pro-ruso y al ministro de economía José B. Gelbard como el representante soviético. Es posible que hubiese algunos oficiales cercanos al PC que estuviesen mas cerca de Lanusse.

Vale aclarar que la defensa del gobierno constitucional, no implicaba bajar su propuesta ideológica de revolución socialista mediante la toma del poder por el partido revolucionario que obviamente era el PCR. El concepto de vanguardia revolucionaria que conduce el proletariado era común a todos los partidos de izquierda el PCR, el PO, el PST, el PC, el PRT-ERP e incluso los Montoneros que a partir de 1975 adoptan ese mismo pensamiento ideológico.

Los siguientes son párrafos del documento de noviembre de 1974 del PCR:

“Es evidente para todos que utilizando la oleada terrorista se ha ido creando un caldeado clima golpista. Hace apenas año y medio se acabó con una dictadura militar que durante siete años escribió algunas de las páginas más negras de la historia argentina. Y ya se habla, de nuevo, de otro posible gobierno militar.”

“Generales encumbrados anuncian que “ha sonado nuestra hora” o afirman “el Ejército argentino habrá de jugar una vez más el papel protagónico que la Argentina libre y fuerte del mañana le tiene reservado” y se proponen, públicamente, diversos tipos de gobierno militar.”

“Algunos quieren un gobierno militar que convierta a la Sra. Presidente en un títere en manos de un gabinete de las FFAA. Sería un gobierno semejante al actual gobierno de Bordaberry en Uruguay, o al tristemente célebre “gobierno Guido”.”

“Entre los partidarios de esa salida hay quienes quieren un tal gobierno militar para aplicar una línea proyanqui y proterrateniente. Otros quieren un gobierno semejante (con la Sra. Presidente prisionera de los militares) para aplicar una política “progresista y antiyanqui”. Este ha sido el sueño del Sr. Gelbard y los sectores prosoviéticos a los que representa.”

“También se trabaja, de fracasar estos planes, para un golpe abierto. Los proyanquis preparan, para en tal caso, un golpe semejante al de Pinochet en Chile. El diario La Prensa, con no muchos tapujos, ha manifestado sus simpatías por un tal tipo de gobierno.”

“Y los prosoviéticos, aprovechando los sentimientos nacionalistas de una gran parte de la oficialidad de las FFAA apoyarían, de ser desplazada la Sra. Presidente, la instauración de un gobierno “peruanista” al que esperan transformar en una dictadura militar aliada a la URSS. Sectores de izquierda, como los dirigentes montoneros, defienden las conveniencias de un golpe de este tipo, porque estiman que los grillos, cadenas y barrotes que el mismo colocaría al pueblo serán de oro, porque ese será un gobierno “antiimperialista”.”

“En la alta jerarquía sindical unos trabajan con los golpistas proyanquis y otros con los prorusos. Sus declaraciones de apoyo a Isabel son hipócritas. También durante la dictadura militar usaban

la camiseta peronista pero saboteaban la lucha obrera y popular y pactaron con Onganía, con Levingston y luego con Lanusse.”

“El pueblo, y especialmente la clase obrera y las grandes masas trabajadoras de la ciudad y el campo, que son en su inmensa mayoría peronistas, no quieren el golpe de estado, se lo disfrace como se lo disfrace.”

“¿Por qué se ha llegado a esta situación?”

“Si hace poco más de un año, más de siete millones de votantes apoyaron la fórmula Perón-Isabel de Perón ¿cómo ha podido prosperar tan fácilmente un clima golpista como el actual y cómo han podido crecer amenazadoras fuerzas golpistas como las que cercan al gobierno? Esta es una pregunta que se hacen millones de argentinos.

Hay que recordar que el gobierno peronista no tomó el gobierno como resultado de la destrucción revolucionaria de la dictadura militar y su aparato estatal. Ganó el gobierno gracias a elecciones que organizó esa dictadura”

“El Gral. Perón repitió insistentemente que su programa era reformista y no revolucionario. Es ese programa reformista el que ha fracasado. Como fracasó antes de 1955, y como fracasó el programa reformista de Allende en Chile. Porque los males de nuestra Patria y nuestro pueblo (…) no se curan con los paños tibios de algunas reformas. Requieren medidas revolucionarias que, como tales, sólo pueden ser aplicadas por un gobierno y un estado revolucionarios.”

“El enemigo principal de nuestra Patria y nuestro pueblo, el imperialismo yanqui, ha clavado profundamente sus garras en la vida económica, social y política del país. Es un enemigo poderoso. Debe ser aniquilado internamente para poder derrotar sus arremetidas. Y esto no se puede hacer pacíficamente.”

“Pero para ello es necesario seguir un camino revolucionario y no un camino reformista. Pero un camino revolucionario sólo lo puede encabezar el proletariado con un partido de vanguardia y no la burguesía.”

“Por eso hoy planea sobre la Argentina el fantasma de un nuevo 1955. Por eso hoy crece la conjura golpista incubada en cuarteles, salones oligárquicos y algunas embajadas.”

“El incremento del clima golpista también tiene relación con la aguda lucha interimperialista que se libra a escala mundial. Especialmente entre el imperialismo yanqui y el socialimperialismo soviético. El enfrentamiento de ambas superpotencias es mundial.”

“El Gral. Perón acordó con los socialimperialistas soviéticos y sus testaferros —como Gelbard— para retornar al gobierno.”

“Pero los imperialistas rusos, como ya han mostrado en Checoeslovaquia, Egipto, Cuba o la India, no quieren alianzas con gobiernos nacionalistas. Quieren subordinarlos y someterlos a sus planes de hegemonía mundial. Más aún cuando, en el casoargentino, les interesa el valor político de nuestro país en América Latina y el posible control del Atlántico Sur.”

“Los soviéticos, pese a haber infiltrado durante años al peronismo, al igual que hicieron con otros movimientos nacionalistas de Asia, África y América Latina, al ver que sus sueños de dominio se frustran por la resistencia de las masas y la negativa a subordinarse a sus planes de Perón, y ahora de Isabel de Perón, han pasado a conspirar abiertamente.”

“Así vemos a la camarilla dirigente del PC, reemplazar la bandera antigolpista por la de la propaganda del golpe portugués o la de las virtudes del “modelo” peruano. Y vemos a todo el periodismo prosoviético, como Crónica y Clarín, transformarse en agitadores del clima golpista.”

“Yanquis y rusos disputan la presa argentina. Y, así como los yanquis estimulan el terrorismo de derecha, los soviéticos instrumentan el terrorismo de “izquierda”, aprovechando para sus planes expansionistas el heroísmo de miles de combatientes revolucionarios, y se montan en los sentimientos antiyanquis de sectores de la oficialidad y la suboficialidad (que admiran el rumbo antiimperialista del gobierno peruano) para sus maquinaciones golpistas.”

“El camino para aplastar el golpe es el de unirse y el de organizar las brigadas de autodefensa armada de masas. Este es también el camino para que los oficiales y suboficiales antiimperialistas y amigos del pueblo puedan enfrentar, tanto las provocaciones golpistas como el golpe abierto.”

“Al calor de la lucha antigolpista se puede forjar un auténtico frente único antiyanqui, basado en la unidad obrero-campesina y dirigido por la clase obrera, que sea el apoyo firme de un gobierno revolucionario de unidad antiyanqui, que acabe para siempre con la dependencia al imperialismo yanqui, expropiando las palancas económicas que ellos y sus socios nacionales controlan, y abra el cauce liberador de la revolución democrático-popular, agraria, antiimperialista y antimonopolista en marcha al socialismo. “

“Para ello la clave está en la unidad de la clase obrera y, especialmente, de los obreros peronistas con los comunistas revolucionarios. El PCR hará todo lo posible para que esta unidad se forje y sea indestructible. Si ello se hace el futuro del pueblo y de la Patria será luminoso, cualquiera sea la gravedad de las horas que se aproximan. “

¡No a otro 1955! ¡Unirse y armarse para aplastar el golpe!

Partido Comunista Revolucionario- Comité Central

Tapas de la revista Nueva Hora de marzo del 76

En el órgano oficial del PCR la revista Nueva Hora, del día 9 de marzo de 1976 puede leerse un titular grande “Armas para el pueblo”. “No a otro 55”. En la revista que salió el 23 de marzo, un día antes del golpe dicen: “Frente a la crisis. Todos contra el golpe imperialista”

“El golpismo lanussista prosoviético conspira abiertamente para concretar aceleradamente su golpe “reordenador” adelantándose al creciente repudio del pueblo argentino. Sólo la decidida movilización obrera y popular puede enfrentarlo y derrotarlo. Armas al pueblo.”

“Coordinar desde las fábricas la acción popular. Toda medida de lucha debe contribuir a la acción ofensiva y combativa de los trabajadores, al levantamiento popular antigolpista y liberador. Cárcel para los conspiradores y libertad a los patriotas antigolpistas presos. En defensa de las conquistas amenazadas y en el camino de la lucha por la liberación definitiva, junto al pueblo peronista y patriotas argentinos defender al gobierno de Isabel Perón.”

“Contra el golpe prorruso y proyanqui. Otro 55 no Pasará.”

Lamentablemente salvo los militantes del PCR pocos argentinos se enteraron de esta convocatoria a defender el gobierno de Isabel Perón.

Obviamente quienes no seguíamos las lecturas de los diferentes diarios de izquierda, tampoco nos enteramos. Tengo que confesar, que recién lo supe cuando escribía mi libro Salvados por Francisco, y encontré una cita de Jorge Bergoglio en el libro de Sergio Rubin, El Jesuita. Allí dice: “El golpe de 1976 lo aprobaron casi todos, incluso la inmensa mayoría de los partidos políticos. Sino me equivoco, creo que el único que no lo hizo fue el partido comunista revolucionario, aunque es verdad que nadie o muy pocos, sospechaban lo que sobrevendría.”

Esta claro que los militantes del PCR son ateos, pero le deben un agradecimiento al Papa Francisco que recordó, que ellos fueron de los pocos que se opusieron claramente al golpe del 24 de marzo de 1976.

(*) El columnista esa autor de “Salvados por Francisco” y “La Lealtad- Los Montoneros que se quedaron con Peron”

Fuente: www.lmneuquen.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.