Methol Ferré y Los Estados Continentales y el Mercosur

Por Alberto Methol Ferré.*

En este especial momento histórico que transitan los países Suramericanos  adquiere especial relevancia la relación de Argentina con Brasil lamentablemente subestimada en ciertas declaraciones políticas de alto nivel de los gobiernos.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro, que  pareciera que ahora moderó su discurso y la inoperante escalada verbal al referirse al presidente de Argentina Alberto Fernández, señaló -probablemente presionado por el sector empresario de ambos países alarmados por el destino del MERCOSUR- que “vamos a seguir siendo grandes socios en América del Sur”

Por su parte Fernández señaló en su mensaje al Congreso que “con Brasil, país con quien tenemos una agencia ambiciosa, durante mi gobierno será honrada e insistió en que la relación  “más allá de las diferencias de quienes gobiernan en la coyuntura” deberá fortalecerse.

Es tal la incertidumbre global que afecta la Región, en momentos en que se fortalecen los nacionalismos y proteccionismo en las potencias,  que nos advierte que nuestros pueblos soportan  un momento socialmente delicado que cuestiona el destino del estado-nación.

Por lo mismo es necesario traer al presente el pensamiento de Methol Ferré cuando dice que “donde se gana o se pierde América Latina es en el Mercosur que es ya de suyo latinoamericano desde su nacimiento mismo” (…) “El Mercosur es el gran desencadenante de la nueva Integración, que preside nuestra entrada en el siglo XXI. Eso no quiere decir que sea una entrada necesariamente serena, pues puede serlo muy turbulenta, sería lo más normal” (…) “Las economías del Brasil y de la Argentina son complementarias en lo fundamental y es tan importante el comercio entre ambas naciones que se lo puede considerar el eje sobre el cual rota todo el plan revisionista sudamericano” 

Alberto Methol apoya y recomienda estudiar el proyecto del olvidado  Gral. José María Sarobe (1888/1946), amigo de Perón,  cuando señala que  “La Unión Aduanera debe comenzar por los países vecinos. La cordillera abierta debe ser el lema de las relaciones mercantiles entre Argentina y Chile. El Atlántico es el océano de más intenso intercambio y el Pacífico es el mar del porvenir”. A ello,  Methol  adiciona que  “Brasil es el mayor poder suramericano, está en el centro de América del Sur, y en el fondo es el mayor ámbito posible de articulación interna entre el norte y el sur de América del Sur”

El pensador oriental nos recuerda que “La nueva bipolaridad NAFTA-MERCOSUR, propia de los años 1990, pone a la luz, como nunca antes, las dos partes básicas en que se divide geopolíticamente América Latina.  En efecto, son dos ámbitos profundamente distintos. El NAFTA es la zona que fue el teatro de la expansión continental de los Estados Unidos de Norte América (Florida, Texas, California, etc.) y también en Centroamérica y el Caribe, abriendo en nuestro siglo la interconexión oceánica del Canal de Panamá. Fue el escenario principal de las “políticas del garrote” y las más directamente beneficiarias de la “buena vecindad”. En resumen, esa zona norte de América Latina es la gran frontera con el mayor Estado Continental, el más poderoso del siglo XX, y probablemente, al menos, de la primera mitad del siglo XXI.

“La otra gran zona de América Latina es la isla continental de América del Sur (si consideramos el corte del Canal de Panamá). Esta es la zona más importante de América Latina en extensión, población y recursos. En total diez países latinoamericanos. América del Sur es la zona más decisiva de América Latina. En rigor, como nunca se han sacado las debidas conclusiones de esto, no hay todavía pensamiento político latinoamericano”.

* De Los Estados Continentales y el MERCOSUR Octubre 2009

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.