Decadencia o Revolución

Una reflexión del sociólogo, periodista y escritor brasileño Gilberto Felisberto Vasconcellos.

Saludos de Samir Amin

La revolución desde 1948 es socialista o no es revolución.

Karl Marx pensó que la revolución en Europa estaba a punto de estallar. Lo que sucedió, con excepción del 1917 soviético y la Cuba insular, fue un largo proceso de decadencia según Samir Amir, el marxista que en Egipto formuló el concepto de eurocentrismo.

La decadencia es lo que se desarrolla.

Para Rui Mauro Marini, el análisis político comienza con la superexplotación de la fuerza de trabajo. Es el método para el conocimiento de la totalidad social.

Es ambigua la relación entre la burguesía bandeirante y la dictadura de 1964. Esta última es mala porque suprime la democracia, pero empresarial porque valora el capital extranjero.

TV Globo considera a Paulo Guedes un despachador genial.

La burguesía colonial es políticamente cobarde y culturalmente carente de talento. No rompe los lazos de lealtad con el imperialismo.

Nuestra burguesía es el peor enemigo del pueblo desde el punto de vista inmediato. El imperialismo es el peor enemigo desde el punto de vista mediato.

Reforma agraria sólo con revolución socialista. El PT se mostró coqueto con el PSDB y la Rede Globo. En el PDT de Ciro Gomes utto va bene , con la teología de la prosperidad de Harvard de Roberto Mangabeira Unger.

Trotsky dio el consejo en vísperas de la Segunda Guerra Mundial: si hubiera una invasión británica, la clase obrera debería estar del lado de Getúlio Vargas y no del lado del cigarro democrático de Churchill. La lucha contra el fascismo no debe dejar de luchar al mismo tiempo contra el imperialismo. Nos equivocamos al venerar al Doctor Ulises, el cachondo de Diretas Já. Sin olvidar al tímido Tancredo Neves pensando en Carmen Miranda.

El PSOL posmoderno no es un partido con perfil antitelevisivo. Para el PSOL los medios son políticamente neutrales. El tema del “género sexual” no debe menospreciar la lucha de clases como si las relaciones de género no estuvieran imbricadas en el proceso de acumulación de capital y superexplotación de la fuerza de trabajo.

La mujer realiza trabajo doméstico no remunerado, se integra a la clase obrera, a veces en la economía informal, a veces en el ejército industrial de reserva. El problema cultural hoy es que la mujer pobre o pequeño burguesa es manipulada por los mensajes evangélicos.

¿Qué es una mujer bolsonara?

¿Qué quiere una mujer bolsonara?

El deseo del PSOL pop es cantar y bailar alrededor del Canecão, no tomar el poder. No olvidemos que el PT, del que desciende el PSOL, tuvo como compañera de viaje a la Rede Globo contra Leonel Brizola. El PSOL podrá andar por el mismo camino de la mazoca si se compadre con la Red Globo, alegando estar en contra de los evangélicos.

Federico Engels decía que el hombre de la familia era el burgués; la mujer, el prolet. El aforismo de que el niño es el padre del hombre no conmueve al PSOL; Además, tampoco concierne a los pastores, porque no es el niño quien paga el diezmo.

El dinero no es un deseo infantil.  

La revolución es abstracta sin proletariado de fábrica, por mucho que se diga que hay proletariado sin fábrica. Nubivagus proletariado. Proletario sin manos.

Una programática revolucionaria requiere que la clase obrera dirija a la masa excedente y marginada.

Proletarios y pobres unidos.

El reformismo burgués no está en condiciones de integrar a la masa trabajadora, ni es capaz de extender socialmente el progreso. Somos incapaces, como diría Darcy Ribeiro, de entrar en el club de los ricos.

Los líderes del PT creían en Rede Globo, Folha de São Paulo, Bandeirantes, Record, Estadão. Despolitizaron los sindicatos y se burlaron de la capacidad revolucionaria de la clase obrera.

La lucha de clases, contrariamente a lo que dice el internacionalismo boutique, está incrustada en el contexto nacional. La revolución proletaria requiere la convergencia del marxismo con el nacionalismo. La revolución debe ser nacionalista en países dependientes, de ahí la necesaria asimilación del brizolismo y la izquierda nacional de Abelardo Ramos y Vivian Trías.

El argentino Jorge Abelardo Ramos trajo el pensamiento antidesarrollista de Trotsky a América Latina y acertó en su consigna: marxizar a Bolívar y bolivarizar a Marx.

Es necesario rastrear la genealogía del bolsonara a partir de la cultura empresarial: cuerpo pinto, tatuaje, boca de moto ruidosa, oreja de tronco grueso, deseo de violar y sufrir en el kissbiguibrodê.

Escribiendo una carta a Karl Kautsky, Engels se refirió a una nación dividida entre una mayoría reaccionaria y una minoría impotente.

El desarrollismo es la ilusión del capitalismo nacional. Esto sólo es posible si el nacionalismo es antiimperialista.

El reformismo es falso cuando busca eliminar la pauperización en el sistema capitalista.

El reformismo es conformista. No tenemos derecho a cambiar la vida.

PT y PSOL, en lugar de continuar con el legado de Polop, prefirieron alinearse con la industria de la cultura pop. Es el papatesol. Esto significa la ausencia de interpretación económica como si la sociedad se moviera por la oración y los espectáculos musicales.

¡Vamos a cantar!

¡Vamos a rezar!

La búsqueda de rentas de la acumulación financiera no significa que el trabajador de carne y hueso haya desaparecido. En cuanto a los desocupados, la burguesía ya tiró la toalla: la solución es exterminar a la masa excedente.

Una pequeña burguesía desesperada es la condición esencial para que exista el fascismo.

Puedes hacer cualquier cosa con una bayoneta, excepto sentarte en ella, dijo Napoleón Bonaparte.

La represión policial está desencadenada por el pauperismo progresivo, pero este no es el factor determinante de la revolución. Esto requiere un partido político con una dirección revolucionaria que sea capaz de unificar a los oprimidos, asalariados y no asalariados. El friolero necesita una teoría revolucionaria.

Fuente: IELA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.